domingo, 4 de mayo de 2008

INOLVIDABLE AMOR





INOLVIDABLE AMOR

En el buzón de mis melancolías
buscaban mis ojos
el silencio de los tuyos
en un roce de reflejo
de tu voz callada en la garganta
abierto el ángulo de todos mis recuerdos

Cuando caminé por la arena de tus playas
cuando nada dolía
y el verso que nacía de tus manos
era fragancia mística de sueños.

Noches donde robaba un tiempo de tu tiempo
para dibujar en tu cielo
mis gaviotas con alas y juegos
mis ríos con sabor a secretos.

Jugábamos a ser aves
desplegando alas en señal de abrigo
a nuestras horas repletas de nostalgia
enredaderas de besos entregamos
en caricias de tus lágrimas
cual perlas tapizadas de encanto.

Tus ojos...
luz en calma a mi mirada,
enrejadas sombras en mis noches
durmiéndose la luna
en el cuerpo
de nuestro silencio.

Y te perdías...
como se pierde una estrella
en el firmamento del recuerdo
te perdías
como el mar se esconde en lo infinito...

y ya no hay barcas de tus besos
anclados en mi puerto
y ya no hay desvelos de poemas
tatuados en mis manos.

Estas manos que sellaban a las tuyas
y en aquietados juramentos
navegaban en el mar...
¡De todos nuestros versos!

Y te perdías...
como las olas abandonan
el camino de la arena
extraviado entre letras
ésas donde encontré por vez primera
nitidez de las auroras
extasiando la ausencia.

Para que el olvido no duela
Para que si un día
al regresar
si existiese tiempo y espacio
en nuestro libro de añoranzas.

Publiques
en odas de almanaques despiertos
en el santuario de versos olvidados
Todo el amor que por amor
fui y volví a ser
Aún sabiendo
-que jamás existí en tu pensamiento.


Alma Cervantes
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.