domingo, 4 de mayo de 2008

LA SOMBRA DEL AMOR




"Aùn en aquella penumbra que me acompaña
en mis noches cubiertas de soledades
ahì permaneces entre sombras unido a mi existencia"


LA SOMBRA DEL AMOR


Dulcemente un sueño se fundía con mis recuerdos
en el desenlace aquél de nuestra vida.
Fugàz pensamiento en almanaque de interminables grietas
aprisionando la senda recorrida.

Quise convertir a tus ojos en mis estrellas
sin imaginar siquiera que en tantas huellas
por este camino permitido
soñar un día me fuera concedido.

¿Qué sufrí al olvidarte?

Cruel es el desahogo
que se arrastra en vértigo de soledades
hasta convertir al olvido en agrias ausencias
y si tambien ella
-en lágrimas sucumbiera -
las mentiras que con eternidades se visten en verdades
serán reflejo del amor que en mi existía.

Y si al marcharse el amor
con él se fueran
todas aquellas interminables ilusiones
que idealizaron mis sueños al nombrarte
inmaculada fue la voz de la conciencia
porque no existieron jamás oscuridades

Y... ¡Si!
Reflejas fantasías aturdidas en mis manos
y soy lágrima en tus ojos dibujada
que regresa al ángulo
aquél de nuestro encuentro
e imperdonable es el silencio que en los versos
hoy sangran al descubrirte tan cerca y tan distante.

No, no hablaré del recuerdo
porque el presente existe
latente entre mis manos
está tu pensamiento.

Brota y sella con la musa
triste y abatida
aquellas letras que nacieran un día
y que en dedicatoria llevaba impreso
(el bendito nombre de tus besos)


©Alma Cervantes
Peregrina

RESERVADO LOS DERECHOS DEL AUTOR

Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.