domingo, 4 de mayo de 2008





LA VOZ DE MI SILENCIO

Es la incertidumbre de tu ausencia
que me aleja siempre del muelle aquél
de tus heridas
y quietas olas de nostalgia
invaden el olvido de nuestro puerto.

En este espacio de lágrimas y lluvia,
se duerme el mar
en su locura
aquí se derraman huellas de tus labios
en extravío de arena
enredadas en recuerdos.

Dulce comparación de las tristezas
burbujas de sueños y promesas
en el país inmenso de ventanas
donde se alejan las verdades
sin respuestas.

Cuando el candente abismo nos consume
hasta vaciar la copa del silencio
hallarás el vértice del cielo
que fue siempre nuestro cómplice de versos

¿Y que lloras?
Me lo han dicho esas noches solitarias
que desgajan caminos entre sombras
no es vacío lo que tu llanto te provoca
Es que el alma se desviste en tu mirada.

Yo sé que en la sonrisa de tu tiempo
allí te encontraré y estarás siempre
y en el andén de todas las palabras
no existirán más lágrimas amargas.

Me di cuenta en mis metáforas de sueños
que amarte es encontrarte en el silencio
ansiedad de la distancia
que separa los pasos
para no morir jamás
en tenues llamas.

Saber que en cada gota
de perlas de tu risa
la luz de tu nostalgia
acompaño con mis letras

Y en brillo de tu cielo
que es lago de misterios
se cubre el corazón
en todos...
¡Nuestros sueños!


Alma Cervantes
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.