sábado, 27 de septiembre de 2008

OTOÑO EN MIS RECUERDOS




"Cuando la añoranza juega con los versos
y se convierte en verdad del alma"


Oro de amor cubriendo aquél atardecer
que en despedidas musitaban las mentiras
inquietas y sombrías soledades,
ocultando palabras recelosas
cuando ya no quedan las huellas
escritas por amores,
cuando la sombra de la indiferencia
hace estragos en el alma
hasta caer desvanecidas
por la ausencia.


Te conocí en el Otoño aquél
de mis noches solitarias
ésas que fueron tejiendo el paraíso
cuando nada dolía
cuando el amor se vestía con sus mejores galas
para regalarnos el sabor
de aquellos sueños que formaban parte de nuestro mundo.


Cada espacio en donde tus versos hacían eco
era arropado por otro verso nacido de mi alma
y en trozos de ilusiones cubiertas en verdades
aquél imperio que juntos construimos
tenía que ser, amor...usurpado en soledades.


No, no fue tu amor el culpable del inminente adiós
que nos hundía
hasta ir desgajando las luces que poco a poco
fueron convirtiéndose en sombras
opacando este lazo que era tan eterno.


Inolvidable ilusión temerosa de perderte
fueron celos de versos...que ahogaban el olvido
fue amor, tal vez la ausencia la que se volvió cómplice de anhelos
e impotentes desvelos aferrados a esa voz que se perdía
-en tinieblas de otros besos-


Me nombro culpable de amarte
pero no jamás del daño que a este corazón derrotado
ha quedado hoy por la indiferencia.

Que mentí, por amor...¡Dulce mentira!

Y si aquella estrella que un día el cielo envidiaba
no brillara en estas noches hoy
(de Otoño)
enjugará el recuerdo una lágrima
y pediré perdón
- si el mismo cielo me llamara-


Si ya no vuelven mis ojos a mirarte
y si ya mis labios a tus labios no besaran
me nombraré culpable aún más por adorarte
y será mi castigo si a tu alma el olvido se asomara.

©Alma Cervantes
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.