miércoles, 5 de noviembre de 2008

EL ROSTRO DE MI SOMBRA



Hoy, quise aprisionar a tu amor entre mis temerosas manos que no se atrevían a escribirle a tus desprecios. Hoy murió una esperanza mía, aquella que latente había existido como un tesoro invaluable, como una imagen inmaculada para mi alma...como un verso eternizado en mis entrañas, porque no quería olvidarte, porque sabía que si esta loca soñadora y este corazón atolondrado tomaba lápiz y papel, ya nada podría detenerle...tanto tiempo amándote en la sombra de este amor callado, tanto tiempo doliendo no tenerte, tantas crueles ausencias lacerando a mi vida.

Poeta, loca, tonta soñadora...¡Si! Ya que más da, si tu olvido sirvió para engrandecer mi pena y tu adiós significó una herida nueva a mis heridas ya hechas por el paso de los años, en engaños, en palabras crueles e insensibles. Al fin de cuentas una mujer mas en la historia de tu largo recorrido por este sendero de falsas historias de amor.
¡Que no te duela la ausencia! ¡Que tus pasos no te lleven al anhelo del reencuentro! Porque estoy pegada en el silencio, porque estoy marchita a tus brazos, porque ya no estaré más formando parte de esas noches inquebrantables de entrega a tu lado...tu asesinaste los sueños de esta tonta poeta, loca soñadora...mujer, una menos en esa falsa historia de hombre cautivante, ya no me encontrarás entre las calles de mi pueblo, aquellas que tanto tiempo recorrimos tomados de la mano en complicidad de las estrellas que arropaban nuestras sombras...ya no seré poema, ya no seré recuerdo, ya no seré esos besos que en tu boca ansiosos se posaban...
hoy sólo seré un nombre olvidado, un rostro oculto,
un secreto que existió y que, con tus desprecios un día mutilaste.



Alma Cervantes
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.