viernes, 19 de diciembre de 2008

IRREMEDIABLE ADIOS

¿Cuándo empecé a sentir esta soledad y sombras escalando las paredes de mi vida?
No lo se, el tiempo se detuvo cuando la ausencia llamó a mi puerta y se enclaustró dentro de mi habitación el olvido. Un olvido que ha jugado inhumanamente conmigo hasta hacer sangrar una herida que jamás logró cerrarse. Huí para poder aclarar las ideas que se arremolinaban en mi mente, en esta mente atolondrada por la indiferencia y por ese dolor que jamás esperé tener tan cerca. Creí que a mi vida por fin había llegado la felicidad junto con tu amor, pensé ilusamente, que al fin iba a ser feliz ¡Claro! Estabas a mi lado y ello me convertía en la mujer mas amada del mundo, en la mas querida, en la mas soñada…viví momentos de dicha interminable, robados a tu vida, de miradas en secreto que destellaban dulzura, un cielo inmenso de tu mirada azul me entregaba la inmensa felicidad que tanto había soñado…Ahí estabas… siempre conmigo para secarme una lágrima o sonreír juntos, para escucharme y para abrazar mi alma atormentada por las soledades que tanto me habían perseguido. Jamás me he considerado una victima y no lo hago ahora…solo te escribo estas líneas que llevan el mensaje eternizado de un gran amor…de una historia que ha quedado inconclusa por el desespero del destino, ese que no podemos cambiar y que inevitablemente se roba el tiempo hasta lograr atravesar la ausencia del olvido.
Si, mi amor…bendigo tu amor porque con él te llevas lo mas hermoso de mi vida…bendigo tu mirada porque en ella has dejado la inmensidad de la dulce sensación de tu ternura…bendigo tus labios porque en ellos encontré por vez primera la suavidad de ese sentimiento tan esperado que logró convertir a mi boca en un oasis impregnado del sabor de tus deseos…bendigo a tus manos porque con ellas me guiaste por el camino de la superación, de la confianza, del valor y del respeto que una mujer posee…bendigo tu cuerpo porque es un santuario edificado por la divina naturaleza del amor y que nuestro Dios tan sabiamente logró construir para complementarse la esencia de mujer…bendigo tu nombre y bendigo tu camino que permitió el mismo sendero de mis huellas y logró unir por algún tiempo a ese mismo camino con el mío… amo tu vida, tus ojos, tus manos, tu cuerpo, tu amor, tu nombre, tu camino…pero sobre todo…te amo a ti, el hombre que supo quedarse para siempre profundamente unido en mi alma, en mi vida, en mi cuerpo, en mis manos, en mis labios, en mi camino.

Por ese amor que seguiré escribiendo los mas hermosos versos que jamás poeta haya escrito, por la voz del corazón que traspasa las barreras y deja el mensaje de la blanca sensación de cada entrega, por cada hora, por cada minuto, por cada segundo que estuve entre tus brazos, por cada beso que se quedó en mis labios de tu boca y por todos los besos que no llegaron a encontrarse con los tuyos…hoy escribo estos anhelos, estos trozos de mi alma que son producto de la ausencia, del dolor, del olvido…pero también son producto de la mas dulce ensoñación del alma mía.

Pero si es tu decisión seguir ausente y no ser yo quien este a tu lado para compartir tu vida aunque mi corazón se rompa en mil pedazos, sabré guardar distancia y me alejare de ti haciendo de cuenta que todo fue un sueño, un dulce sueño que habrá llegado a su fin.
Y si das vuelta a la hoja y decides escribir de nuevo nuestra historia, toma mi mano, aquí la tienes si me permites caminar junto contigo.

(DE MIS MEMORIAS SILENCIOSAS)
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.