domingo, 12 de abril de 2009

ENTRE MIS MELANCOLIAS Y MIS DESIERTOS




Surgen silenciosas
mis melancolías
Con los pensamientos entre letras,
en poemas y calladas frases del alma,
mis manos,llenas de deseos y promesas,
de palabras e ilusiones expresadas.

Callas...me encuentro
deshojando las huellas del tiempo,
entre esa distancia
que divide los continentes.

Se sumergen mis anhelos
en esa ardiente pasión
que arrincona los deseos.

Invoco tu nombre,
porque en esta noche
sabrás, amor que
he escrito miles de versos,
y he vagado por diferentes lugares,
y sin embargo vuelvo al instante
en donde puedo escuchar tu voz.


En el desierto de mi cuerpo
que anhela sentir tus manos
aceptar que en las nubes
de mi cielo te paseas
logrando dibujar en ellas
figuras de los mejores diseños
Jamás vistos.

Ese deseo inmenso que se posee
al imaginarme en tus brazos
al recorrer las ilusiones,
que hablan de un pasado bello.

En ese correr del tiempo en donde
no existen distancias ni fronteras,
en donde las letras llegan
se tatúan en el corazón
y allí se quedan

Se estremece mi cuerpo
y llueven los besos
que jamás se olvidaron.

Saciaste la sed en mi piel
acompañando esos instantes
donde la soledad
amenazaba con ahogarme.

Esas eternas noches en silencio,
entregándome unas horas de tu vida
tal vez, para mi no destinadas.

Hoy me encuentro pensándote
extrañándote profundamente.

Hundo mis manos en el mar
y reconstruyo la arena,
por mis dedos escurre
el agua de mi desierto.

Ese desierto que jamás estuvo árido
y que nunca se vió marchito
cuándo tú,
en él me Protegiste.

Alma Cervantes
Derechos reservados
Abril 2009
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.