lunes, 6 de abril de 2009

SOLEDADES





Sí, aqui me tienes postrada a tu indiferencia, a ese abismo que tus desdenes han orillado a extraviarme en la vorágine de otros besos, de otros labios que se han saciado del irremediable y sediento desierto de mi cuerpo.

Me hundiste en el fango y en el olvido, te llenaste de mi amor y desafiaste con frenesí este amor que era puro, inmenso, libre... aquí estoy , sucia, manchada, marioneta carcomida de tus besos, falsa imagen tímida que poseí al conocerte.

Ya no anhelo el sabor de tu boca, ni se enciende esa llama al pensarte...en añicos se ha convertido ese deseo que amenazaba con comerse mi tiempo.
Sí, amor...jamás regresaste ¿Que me hacía pensar lo contrario?

Si se rompió en tus manos algún sentimiento que pudieras tener para conmigo...Me convertiste en la inestable orgía de tu olvido...

¿Que sabes de noches eternas, sombrías...estériles?

¿Que sabes tú de contemplar la almohada seca y porosa,
que extraña la tibia presencia del ser amado?

Pedía tan solo un poco de tu presencia, de tu amor, de tu mirada,

antes pero hoy, ¡Ya no deseo nada!
No te nombro culpable ni aborrezco tu imagen, mas bendigo tu olvido y abrazo tu ausencia.
No respires por mi ni supliques regreso... la noche se dispone a dormir entre mis brazos...espero otros besos, otro cuerpo...otro cariño..al fin de cuentas en eso me convertiste:

Mariposa vestida de soledades.


Alma Cervantes
Abril 2009
(De mi diario de Soledades)
Publicar un comentario

Seguidores

Datos personales

Mi foto

Nacida en un rinconcito en la Sierra llamado La Vainilla, ubicado el Municipio de Sinaloa ,Sinaloa, México.,de profesión Trabajadora Social y escritora.
Raíces Sinaloenses arraigadas en el gusto por la Música y la poesía. Amo el sonido de la tambora y el sabor a café de mi hermosa provincia Señorial Sinaloa de Leyva.
Hay ocasiones en que mis letras han acompañado las esperas que como, mi canción norteña, hacen presencia en mis noches. Amo la melodiosa guitarra, la sonora tambora, la trompeta y el acordeón, que han pintado a mi pueblo con notas de fa, como un sueño sin respiración. Amo la poesía que es canción norteña en mis oídos alegrando mis momentos de placer inusitado por estas manos ansiosas de escribir a los paisajes de mi tierra. Voy tejiendo caminos en mis versos que pintan las serranías de mi pueblo y mis letras van extraviándose en ese cielo inmenso que cobija a mi Pueblo.